Buscar

Nombre médico

 

Mal de Parkinson

Mal de Parkinson

¿QUÉ ES?

El mal de Parkinson es un trastorno degenerativo del sistema nervioso que se caracteriza por la rigidez del sistema motor y por el movimiento involuntario del cuerpo.

Este desorden afecta a las zonas del cerebro que están encargadas del control y coordinación del movimiento, del tono muscular y la postura y en donde existe un componente químico llamado Dopamina. 

En la primera fase de la enfermedad se produce una degeneración de las células de los ganglios basales del cerebro, cuya consecuencia es la disminución de la Dopamina, un neurotransmisor esencial para la regulación de los movimientos corporales, es decir, para que estos se realicen de una forma efectiva y armónica. 

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) siete millones de personas padecen esta enfermedad degenerativa. En Estados Unidos, un millón de personas sufren del mal de Parkinson y cada año son diagnosticados 50 mil nuevos casos.

Afecta aproximadamente al 1% de la población mayor de 65 años.

Esta dolencia fue descubierta en el año de 1917 y desde entonces se han mencionado varias causas posibles del padecimiento.

CAUSAS

Se sabe que hay ciertos elementos genéticos y predisposición familiar para desarrollar esta enfermedad, aunque un estudio reciente publicado por la revista Journal of the American Medical Association JAMA, indica que el mal de Parkinson diagnosticado después de los 50 años, no tiene componentes genéticos y que determinados factores medioambientales, pueden ser causantes de este trastorno. Sugieren que los estudios relativos a la herencia vinculados con la enfermedad, se dirijan a sujetos que tengan una manifestación más temprana de la dolencia. 

Puede presentarse en cualquier edad después de los 40 años. Por lo general entre los 45 y 65 años de edad.

Afecta a todas las razas y se presenta en todas las regiones del mundo sin tener predilección por alguno de los dos sexos.

SÍNTOMAS

Las características fundamentales del Parkinsonismo son el temblor, la rigidez de los músculos, dificultad para iniciar el moviento e inestabilidad postural, las cuales pueden presentarse en cualquier combinación.

El temblor de 4 a 6 ciclos por segundo, es más notable cuando se está en reposo, disminuye con el movimiento voluntario y se incrementa con el estrés emocional. Por lo general el temblor se presenta en una extremidad o las extremidades de un lado durante meses o años antes de tornarse más generalizado.

La rigidez de la musculatura en general, es la responsable de la postura flexionada, característica de estos pacientes, y en muchos casos, las facciones son menos expresivas.

Uno de los síntomas más incapacitantes de esta enfermedad, se presenta como una disminución ya sea de los movimientos voluntarios como caminar, escribir, vestirse o de los movimientos automáticos como el balanceo de los brazos al caminar o parpadear.

La marcha de quien padece este mal es de pequeños pasos pero con un ritmo acelerado, como un trotecillo.

El enfermo de Parkinson muestra una tendencia a sufrir estados depresivos, estreñimiento y exceso de producción de saliva. El exceso de grasa en la cara y cuero cabelludo resulta bastante común.

Los síntomas de este mal son lentamente progresivos de manera que la interferencia en la vida cotidiana del enfermo puede ser mínima durante varios años. No es raro que en algunos casos los síntomas permanezcan aparentemente estables por largos periodos de tiempo.