Buscar

Nombre médico

 

Amigdalitis

Amigdalitis

¿QUÉ ES?

El término amigdalitis hace referencia a la inflamación de las amígdalas palatinas.
Las amígdalas palatinas son acúmulos de tejido linfoideo que junto con otras estructuras de idéntico tejido conforman el denominado anillo de Waldeyer.
Las amígdalas palatinas se localizan en la orofaringe, que es la porción de la faringe que se sitúa inmediatamente detrás de la boca. 
Aún cuando no se sabe bien cuál es su función, se cree que junto con el resto de estructuras linfoides, las amígdalas constituyen la primera línea de defensa y de respuesta inmunológica (al contactar y reconocer a una gran cantidad de microorganismos y antígenos) ante los patógenos por via aérea.

CAUSAS

Los procesos inflamatorios o infecciosos que afectan a la amígdala palatina producen las amigdalitis o anginas. Este último término etimológicamente procede de la palabra "angor" y significa "dolor constrictivo". 
Suelen ser más frecuentes en los niños, apareciendo su mayor incidencia entre los 3 y 6 años y decayendo su frecuencia a partir de los 10 años. 
Los gérmenes que provocan son virus o bacterias. De especial importancia y frecuencia en estas edades es el estreptococo B-hemolítico, por las complicaciones a distancia que puede provocar (Fiebre Reumática).

SÍNTOMAS

Dolor de garganta. No se pueden tragar alimentos. 

Placas blanquecinas sobre o alrededor de las amígdalas, que están inflamadas. 

Fiebre, que en algunos casos puede ser muy alta. 

Por regla general, cuando son los virus los causantes de la enfermedad, los síntomas suelen ser menos intensos y duran menos tiempo que las amigdalitis bacterianas, si bien siempre hay excepciones, como, por ejemplo, en la mononucleosis infecciosa.

En principio, toda angina debe ser considerada como bacteriana. 
Dentro de ellas, las más frecuentes son las producidas por el streptococo B-hemolítico que puede ser responsable de complicaciones importantes y graves como reumatismos articulares, afectaciones cardíacas, del riñón o septicemias. 

Esta enfermedad se suele manifestar con dolor de garganta, que puede ser espontáneo o provocado por la deglución (acto de tragar), además de inflamación de la garganta o faringe y un estado febril, alcanzando en los niños temperaturas elevadas de 39 ó 40°C.

Además, presenta escalofríos y en ocasiones molestias digestivas, dolor abdominal y vómitos.

En la exploración nos encontramos con enrojecimiento e inflamación de las amígdalas y de la faringe con o sin placas blanquecinas sobre las mismas.

Es frecuente que aparezcan ganglios o adenopatías cervicales.

FACTORES DE RIESGO

El frío y los cambios de temperatura.
Las aglomeraciones.

PREVENCIÓN

Evitar enfriamientos.
No tomar alimentos muy fríos.
Evitar infecciones bucales.